·

さて、どちらへ行かう風がふく

bien... ¿a dónde ir...?
...el viento
sopla...


20 diciembre 2016

Revista RANLE

Revista de la Academia Norteamericana de la Lengua Española. Gracias especialmente  D. Carlos E. Paldo por su generosidad natural y cálida amabilidad.







senda costera,
con hojas de adelfa
se limpia las botas




una sola vez
en el cielo de mediodía
un buitre bate las alas





gaviotas
hacia el mar que no vemos
clarea el cielo





viento del sur;
tras la lluvia de anoche,
hormigas aladas



breve llovizna,
cenando las patatas
que sacamos del huerto



tarde estival,
las caricias de un niño
al perro muerto



al cruzar la vertiente
se extingue
el sonido de los cencerros



también el perro
siguiendo su camino
volvió la vista



rumor del oleaje,
las montañas azulean
hacia poniente



Revista de la Academia Norteamericana de la Lengua Española (RANLE) Vol. V No. 9 Año 2016 Nueva York

Pedir RANLE número 9












02 diciembre 2016

de vuelta al mar

Cuando salí de ti, a mí mismo
me prometí que volvería.
Era en otoño, y en otoño
llego, otra vez, a tus orillas.
( De entre tus ondas el otoño
nace más bello cada día. )

Y ahora que yo pensaba en ti
constantemente, que creía...

( Las montañas que te rodean
tienen hogueras encendidas.)

Y ahora que yo quería hablarte,
saturarme de tu alegría...

( Eres un pájaro de niebla
que picotea mis mejillas. )

Y ahora que yo quería darte
toda mi sangre, que quería...

(Qué bello, mar, morir en ti
cuando no pueda con mi vida.)



José Hierro, un fragmento de su poema “Llegada al mar”. Qué cosas, cuando leí ese fragmento, así tal cual, pensé que era él mismo un poema de amor. De amor a una persona. Yo era entonces un chavalito y desconocía el título y todo lo demás, bueno, ya se sabe… era en primavera, y en primavera…

El mar. Pienso ahora que no iba yo tan mal entonces. Hay personas así, como el mar. Personas con orillas, con playas a las que volver.

Junto a las olas, sentado en una roca, dejo nacer esta mañana de otoño tan quieta, tan luminosa. A veces el viento, pequeño como estas olas, se hace oír entre la sequedad de un cardo semienterrado en la arena de la playa.

Tierra adentro, sobre la marisma se arremolinan en el aire lo que parecen gaviotas. Sí, son gaviotas. Ahora llegan a mí camino del mar. Poco a poco, flotando en silencio. Algunas son jóvenes. Flotan, de verdad que flotan sin batir las alas ni una sola vez. Qué silencio. Azul. Qué azul el cielo.

Las gaviotas... recuerdo que me despertaba su risa mañanera… Del mar de mi mente al mar de tejados de aquella ciudad.

Recuerdo que aquella mañana Yuki temblaba. No había salido de debajo de la cama desde que llegamos la tarde anterior. Tenía miedo. Yo también. Un poco.

Yuki…

Volver a este mar. Saber que volvería. No lo sé...



Cruje entre los dedos, aún huele la hoja de laurel que la última marea semienterró en la arena.



Satie. Su Gymnopédie, la uno. No sé por qué me acuerdo ahora. Quizá porque tenía una versión en la que sonaba el rumor de las olas mientras comenzaban las primeras notas del piano. No sé dónde leí, creo, que fue Debussy, su amigo, quien reconoció en él su talento y le ayudó cuando nadie más abogaba por él.



Reconocer el mar. En los demás y en uno mismo. Hay personas que lo hacen fácil, que todo lo hacen fácil. Incluso lo más difícil. Sí, hay personas que son mar. Y a veces necesitamos que sean otros quienes descubran nuestro mar.



Y ahora que yo pensaba en ti
constantemente, que creía...



Te esperaba. Ahora lo sé. Creía que era yo. Pero no. Necesitaba que me descubrieras. Ahora que es el agua quien cuenta lo que pienso. Ahora que solo el viento puede decir mi verdadero nombre. Es ahora cuando me reconozco y te veo. Te veo tal y como siempre has sido. Y yo no me daba cuenta.



Y ahora que yo quería hablarte,
saturarme de tu alegría...



Todas las playas son esta playa. Todos nuestros momentos este. Y quería hablarte, quería decirte… pero no sé. No sé decir salvo que el cielo es claro y lleno de luz, que la mar vira desde el azul intenso del horizonte al turquesa claro cuando llega justo hasta aquí. Hasta el borde mismo de mis pies quietos.

Cuando salí de ti, cuando salí de ti… Era otoño y en otoño estoy aquí… de nuevo.



Hay días que parecen el primero de algo.

La quietud de un corazón que ha perdido peso. Que como una taza de té vacía se llena poco a poco con este momento. No hay palabras, no hay fotos. Nada. No tengo Nada. Todo se acabará y desaparecerá salvo lo que nunca he tenido. Este momento que no tengo, que me tiene y me sostiene.



Camino por la playa. Gritos de gansos salvajes. Cielo azul. Una flecha oscura se acerca desde mar adentro. Pasan sobre mí, sobre esta inmensa, vacía, playa vacía.



Sol de mediodía. Se adentra en el mar la mariposa que pasó junto a mí.












 El magnífico poema completo de José Hierro lo podéis leer en  "Tierra sin nosotros", publicado en 1947 



16 mayo 2016

Revista Gong

Revista de la Asociación Francófona de Haiku. Gracias enormes a Isabel Asúnsolo, por su entusiasmo y generosidad sincera.




 




Mañana de Año Nuevo,

brilla un guijarro

 en lo alto del torii


Matin de l'An Neuf,
un galet brille tout en haut
de l'torii






primeras nieves…

 el calor de la luz

a través del shôji


premières neiges...
la chaleur de la lumière
à travers le shôji


 
   


J'ai écrit ces deux haïkus ci-dessus quand j'ai vécu dans le temple Kofûkuji de Nagasaki. Ils ont reçu le premier prix toutes catégories et la mention
spéciale au concours international HAIKUS POUR JAPON : SAMURAI HASE-
KURA dans le cadre des 400 ans de l'Ambassade Keicho et la célébration
de l'année Japon-Espagne. Il fut organisé par l'Institut Cervantes, le Daily
Yomiuri et Japan Foundation. J'ai gagné un voyage au Japon.



sólo caminar,
junto al perro sin dueño
entre las viñas

juste marcher
près du chien sans maître
parmi les vignes



camino al alba,
ligeramente húmedas
las hierbas altas

chemin à l'aube,
légèrement humides
les herbes hautes



canta una alondra,
recorren el camino
sombras de nubes

une alouette chante,
parcourent le chemin
les ombres des nuages



Voilà quelques-uns des haïkus qui m'ont valu des prix au concours inter-
national de haiku organisé par l'Université de Castilla-La Mancha en 2007.
Celui du chien fut primé comme le meilleur haïku individuel. Il y a une an-
thologie dont le titre est Perro sin dueño (Chien sans maître). Je les ai écrits
pendant que je faisais le chemin de Saint Jacques, l'été 2007.


viento de otoño,
contemplando su sombra
se alisa el pelo

vent d'automne
en contemplant son ombre
elle lisse ses cheveux



Celui-ci  dessus,  je  l'ai  écrit  dans  le  zendo  Betania,  il  m'est  très  cher.  Il  fait
partie de la collection primée du Grau Miró 2007. 





pelando habas,
la tibieza del sol
sobre mis manos…

épluchant des fèves,
la tiédeur du soleil
sur mes mains...


Celui-ci  fut  primé  en  2009  à  Albacete.  C'est  vrai,  chaque  fois  que  j'ai
présenté  des  haïkus  à  un  concours,  j'ai  été  primé,  j'ai  eu  beaucoup  de
chance.  J'aime  beaucoup  celui  ci-dessus  car  je  l'ai  aussi  écrit  au  Japon,
pendant les jours merveilleux passés avec mon ami Masuhiro et son épouse
Oita. Les fèves sont des soramame, typiques de là-bas.


una sola vez
en el cielo de mediodía
un buitre bate las alas

une seule fois
dans le ciel de midi
un vautour bat des ailes



de pronto algo…
el viento fresco de otoño
cambia de dirección

soudain quelque chose...
le vent frais de l'automne
change de direction



Ces deux haïkus font partie de la collection primée au concours interna-
tional  de  haïku  El  Vuelo  del  Samandar,  en  2013  à  Cuba  (organisé,  entre
autres, par l'Institut Cubain du livre et l'Ambassade du Japon là-bas). Ils ont
publié des petits cahiers. J'ai beaucoup d'estime pour les Cubains qui font
tout ce qu'ils peuvent pour dynamiser le haïku, des gens merveilleux.


…nueve, diez pasos,
aquí se deshace
la fila de hormigas

...neuf, dix pas
ici se défait
la file de fourmis  



luna llena,
volviendo a casa
con el olor del río

pleine lune,
revenir à la maison
avec l'odeur de la rivière



Ci-dessus,  des  haïkus  primés  au  Concours  international  de  haïku  de  Me-
dellín, en 2014. Ils en ont fait une anthologie : Fournée de pain.


senda costera,
con hojas de adelfa
se limpia las botas

chemin littoral
avec des feuilles de laurier rose
elle nettoie ses bottes



bajamar
con los pies en la pocilla
que cavó un niño

marée basse
les pieds dans le trou
creusé par un enfant



camino a casa
comiendo higos tintos
que picaron las perdices

chemin de la maison
mangeant des figues rouges
picorées par les perdrix



Ceux-ci  font  partie  du  Concert  Être  Eau.  Ils  ont  été  sélectionnés  pour  un
concert  de  haïkus  organisé  par  la  Fondation  Zen  Montagne  de  Silence,
Haiku-do de Medellín, Colombia.


volviendo a casa,
las formas de las nubes

que aprendí en clase

retour à la maison,
les formes des nuages
apprises en classe
 


Ce dernier a été publié par l'AFH dans Jours d’école.

atardece

ondulándose con la ladera

el rebaño de ovejas
 
le soir tombe
ondulant avec la colline
le troupeau de moutons



Celui-ci sera publié prochainement par les éditions Shinden dans une an-
thologie spécialisée japonaise. J'aime le rythme de ce haïku que j'ai écrit
pendant que je conduisais vers Soria.


clarea el día,
todavía el viento
en la ventana

le jour se lève,
encore le vent
à la fenêtre
 

Celui-ci a été publié dans Clarea el día (Le jour se lève). »
  


  
flores de noviembre...
recorriendo con los dedos
el nombre de mi madre

fleurs de novembre...
parcourant des doigts
le nom de ma mère