·

さて、どちらへ行かう風がふく

bien... ¿a dónde ir...?
...el viento
sopla...


30 noviembre 2014

俳句 primer domingo de adviento






mar en calma,
flotando hasta los raqueros
la luz del sol


  





*raqueros: niños marginales, huérfanos o de extracción humilde, que frecuentaban los muelles de Santaner, Cantabria, durante el siglo XIX y principios del XX sobreviviendo de pequeños hurtos y de las monedas que los pasajeros y tripulantes de los barcos arrojaban al mar para que las sacasen buceando.

 Según los habitantes de esta zona de la ciudad, el nombre de los raqueros se deriva del apelativo aportado por los tripulantes y pasajeros de los barcos ingleses en los que robaban, pronunciado castellanizado como raquers (del inglés wrecker -ladrón de barcos, saqueador de naufragios-).
 Con el tiempo, estos niños llegaron a ser una atracción. Pescaban y pasaban el día en el muelle, bañándose generalmente desnudos o semidesnudos. La gente les tiraba monedas ("perras") al agua para que las sacaran buceando, y se les pagaba por rescatar cosas que caían desde el muelle, como sombreros, alpargatas, etc.






27 noviembre 2014

De qué hablarán los rinocerontes




De qué hablarán los rinocerontes... Hace un rato estaba yo viendo en la 2 (sí, soy de esos) un docu sobre los cuatro años de rodaje que se pegó un equipo de tv para realizar una super peli documental de la fauna salvaje de África. De norte a sur y de este a oeste. Es-pec-ta-cu-lar. Esto era el making off y ya la cosa impresionaba. En un momento dado salía una charca en mitad del Kalahari donde se reunían por la noche los rinocerontes negros a charlar. Tal cual. Así lo relataba emocionado el realizador.

Uno está acostumbrado a ver a esos bicharracos imponentes, con sus andares medio prehistóricos medio cómicos, como si rebotaran ingrávidos por el suelo, siempre adustos y solitarios. Cortos de vista como son ellos, con esos ojillos que te miran (bueno a la cámara) como de soslayo, como con indiferencia.

Verlos ahora en un animado grupo bajo la luz blanquinegra de la luna arrimando sus hocicos puntiagudos como susurrándose secretos del desierto, un secreto en sí mismo, sin prisa, mirándose a los ojillos sin verse mucho, intuyéndose… “Qué tal, sigues merodeando por aquella acacia donde vivía el viejo leopardo?” “Cómo le va a tu chaval (aquí también hay familias monoparentales mira tú) se sigue despistando entre los arbustos persiguiendo lagartos espinosos?” “Has vuelto a ver al refunfuñón que no soportaba a los impalas y sus cabriolas?”  “Dicen que tuvo un mal encuentro con esos alienados alienígenas que pretenden nuestros cuernos por no se sabe qué propiedades mágicas” “Memos…” “Sí, memos…”

Rinocerontes charlando a la luz de la luna. Qué tranquilotes parecían, mansulines, con el brillo ese blanquecino que las cámaras infrarrojas extienden sobre las criaturas que no entienden de cámaras infrarrojas. Ha habido un momento en que uno de ellos, ya solo, siempre hay un rezagado que apura hasta el último sorbo de la noche, se ha tumbado sobre la arena todo lo grandón que era. Como queriendo echar un último vistazo a la luna muuuuuy tranquila y cómodamente. Tenía esa criatura un poderío natural que apabullaba. Como apabulla, no la estupidez arquitectónica de la vanidad humana, sino la blancura inmensa de las nubes de verano. El señorío natural de quien sin saberlo se sabe señor del desierto y de la noche del desierto. Joer, qué ganas me han dado de esta allí, lo juro. Aunque fuese transmutado en un diminuto jerbo sureño dedicado al merodeo y espionaje de lo formidable. Qué miedo, qué maravilla.

Cuando se ha terminado el docu he zapeado para toparme con un informativo en el que unas señorías hablaban muy serios y muy en serio de la corrupción política. Y muy alto. Tirando de argumentario sin el menor argumento, sin el más mínimo pudor. Qué lejos. Qué lejos los he visto ahí apoltronados en sus Kalaharis particulares. Agarrados a dios sabe qué cuerno mágico que desenmarañe lo obvio. Ochocientos mil años de evolución del lenguaje para no decir nada. Qué raros somos. Qué memos. He apagado la tele.


Salgo a la terraza. Busco y encuentro una luna creciente algo acomplejada entre las nubes. Brilla. Qué cerca la siento. Bajo su luz blanquinegra miro el mundo sin ver mucho, intuyéndolo. Sin prisa, poco a poco. Me tumbaría ahora mismo aquí, con los brazos bajo mi cabeza, para apurar hasta el último sorbo de este mundo formidable, incorruptible. Solo estar aquí, conversando entre susurros sobre lo que quiera que hablen los rinocerontes negros de una charca en el Kalahari. 



Fotografía: internet









17 noviembre 2014

Jours d'école. Collectif de haiküs



Esta mañana el cartero me ha traído un regalito de la France. Merci mes amis :) Bueno, en realidad son 154 páginas de regalito que da gusto leer. Y un CD que es un verdadero placer escuchar. Es extraño, y divertido, oír tus propios haiku recitados con acento francés. El CD es como un mantra en el que los haiku desfilan, aún sin comprenderlos del todo (la inmensa mayoría son franceses, de Picardie y Quebec), como una corriente sosegada y sinuosa. También hay ilustraciones, sencillas, hermosas. Y al final unos apuntes sobre talleres pedagógicos en torno al haiku.

Está editado por la Asociación Francófona de Haiku y Renée Clairon


En esta web más info:
http://www.editions-liroli.net/index.htm

¿Volvemos al cole por una ratito?  :)





















16 noviembre 2014

俳句 ronroneo








a la luz de las velas,
se mezcla con la lluvia
el ronroneo de la gata





a Yuki-chan, el cachito salvaje de nuestra familia que siempre ha estado ahí





04 noviembre 2014

"Clarea el día". Antología 10 años de Paseos.net


Imagen


Hola amigas y amigos de Paseos!

Es un placer comunicaros la publicación y puesta a la venta del libro "Clarea el día", Antología de haiku en castellano, Paseos.net 2004-2014, con Prólogo de Fernando Rodríguez-Izquierdo, a través de la editorial Mandala.

En Noviembre de 2014 se cumplen diez años de la creación de Paseos.net. Con este motivo, hemos preparado esta Antología de los haikus más destacados en la historia del taller.
El título de esta antología, “Clarea el día”, es el primer verso de un poema de Momiji - Félix Arce del año 2004, que está por aquí todavía:
viewtopic.php?p=350#p350

Si os interesa, podéis adquirir el libro, bien en papel o ebook, en el siguiente enlace de la web de Mandala Ediciones:

http://goo.gl/tqHNul


La relación de autores de la antología es la siguiente:

Adrián Alejandro Gómez
Alfredo Lavergne
Álvaro Dávila
Aniko - Julia Guzmán
Antonio Más Morales
Barlo - José Luis Vicent
Bibiana Varela
Cereza
Destellos - Xaro Ortolá
Elías Rovira
Ellasola - Claudia de la Huerta
Enrique Linares Martí
Escaño - Roberto Escaño
Estela - Anna María Santolaria
Fanega - Pedro Fanega
Ge-érgon - Gorka Arellano
Gio - Giovanni Jara
Grego - Gregorio Dávila
Hadaverde - Leticia Sicilia
Hitotsu - Jorge Alberto Giallorenzi
Isabel Rodríguez
Javinchi - Javier Sancho
Jordi Climent
Kotori - Mercedes Pérez
Litago - Lita Gómez
Luezei - Luis Alberto Plaquín
Manuel - Manuel Hontoria
Maramín - Marcos Andrés Minguell
Maria_Arnaiz - María Elsa Pascual Arnáiz
Mary - María Isabel Vidal
Marya Jesús - María Jesús Pérez Núñez
Miguel Garza
Miraalsur - Isabel Pose
Mirta Gili
Momiji - Félix Arce
Nuviosevlo - María Argentina Serrano
Orzas - Manuel Díez Orzas
Rojo - Rony José Vargas Castillo
Sa9fo9 - María González
Sandra Pérez
Seminole - Jorge Moreno Bulbarela
Susana Benet
Surry - Susana Ríbolo
Susela - Karina Castillo Peinado
Teresa - Teresa Bosch
Unsui - José J. Sastre